The Leftovers – Damon Lindelof y Tom Perrotta

“La duda es fuego, y ese fuego te quema hasta reducirte a cenizas” Patti Levin

The Leftovers empieza desarrollándose 3 años después de la Marcha Repentina, un acontecimiento inexplicable en el que el 2% de la población mundial desaparece misteriosa y súbitamente. La familia Garvey y la ciudad de Mapleton en Nueva York son el eje de la historia; acompañados por el Remanente Culpable, una secta que nace tras la desaparición; Nora Durst, una mujer que ha perdido a toda su familia, o el reverendo Matt Jamison. Entre todos ellos dan inicio a la serie, que crece tratando de dar explicación a lo ocurrido 3 años atrás y enseñándonos lo difícil que puede ser coexistir junto a la locura y el dolor global producidos por un suceso así.


La serie comienza enseñándonos explícitamente los hechos del 14 de Octubre cuando ocurrieron las desapariciones. Una mujer está hablando por teléfono antes de arrancar el coche con su hijo llorando a grito pelado. De repente no se escuchan los llantos y ella ve que su hijo no está en la silla del coche. A partir de aquí, empieza la angustia, en el segundo minuto del primer capítulo, los gritos de una mujer llamando a su hijo se mezclan con los de un niño llamando a su padre, un coche chocando y las voces de más gente preguntándose que ha ocurrido.


Estas primeras escenas, llevan consigo uno de los temas principales de la serie, melodía que cada vez que suene nos traerá momentos de inquietud y de catarsis en la historia, y que será junto al resto de la banda sonora, uno de los principales recursos dramáticos en The Leftovers. Max Richter, pianista y compositor británico, compositor de temas como On the Nature of Daylight que aparece en películas como Shutter Island
de Scorsesse o La Llegada de Denis Villeneuve, entre otras, es el creador del impresionante tema de la cabecera de la serie en su primera temporada; de canciones comoThe Departure o De Profundis, creadas para asociarse con personajes, momentos y sentimientos; música instrumental y contemporánea a base de piano, cuerdas y algo de electrónica.

Cada personaje tiene asociadas ciertas melodías, por ejemplo el protagonista, Kevin Garvey (Justin Theroux): un tema tierno a piano, para los momentos más emotivos y sensibles, y otro misterioso y mucho más oscuro, orquestal y electrónico, que reflejan la frustración y confusión del personaje. Como en cualquier obra audiovisual, la música sirve para aumentar la potencia emocional de una escena pero en The Leftovers además se recurre a ella en un sentido irónico descolocándonos con el contraste entre la música y los actos (capítulo 2 de la tercera temporada, escena en la que Nora y Erika saltan en una cama elástica tras romper a llorar y desahogarse la una con la otra… a ritmo de hip hop). La repetición de las melodías, asociadas a personajes y sensaciones, emocionan y cambian la forma de percibir la escena. Las cabeceras van cambiando cada temporada. La primera, impresionante tanto musical como visualmente, con una canción compuesta por Richter.

La segunda cambió totalmente con la balada country Let the mystery be”  de Iris DeMent. Y en la tercera cada capítulo tiene un tema para los títulos de crédito, desde una versión del “Personal Jesus” a “1-800 Suicide” de Gravediggaz entre otros.

Nadie desea sentirse mejor, están deseando explotar.” Kevin Garvey


Kevin Garvey, uno de los protagonistas principales de la serie y nexo del relato con todos los demás personajes. Es un padre de familia, jefe de policía de Mapleton y una persona atormentada y confusa, pero con una resistencia firme. Tras el bombazo inicial que nos muestra la Marcha Repentina, 3 años después de lo ocurrido, los medios de comunicación nos dan datos estadísticos sobre las desapariciones, cifrando por países el número de desaparecidos a la vez que vemos a Kevin Garvey haciendo su rutina de deporte matinal. En esta carrera tiene lugar el primer encuentro de Kevin con un perro, animal que será un recurso importante a lo largo de toda la serie y con diferentes simbolismos que van evolucionando. Los perros estuvieron presentes en el momento de las desapariciones, y en la serie se nos plantea que estos animales enloquecieron y volvieron a su estado primitivo y sin domesticar, asustados y rabiosos. La condición en la que se encuentran estos animales es un paralelismo con lo que le ocurrió a la mayoría de la población mundial que no desapareció, y el retorno al estado de confort y la superación del trauma tanto para los animales como para los humanos será la esperanza a la que se agarre nuestro protagonista. Dean (Michael Gaston), un hombre trastornado que a lo largo de la primera temporada se dedicará a matar perros y también a hacernos dudar tanto de su existencia como de sus verdaderas intenciones, será el acompañante de Kevin en sus viajes sonámbulos.


Laurie Garvey (Amy Brenneman) esposa de Kevin, se ha unido a la secta del Remanente Culpable después de la Marcha Repentina. Madre de Tom (Chris Zylka) hijo de una relación anterior pero criado por Kevin como su auténtico padre, y de Jill (Margaret Qualley) hija de ambos. Laurie era una exitosa psicoterapeuta y madre de familia, hechos que se nos muestran en el capítulo 9 de la primera temporada, un capítulo a modo de flashback justo antes de terminar la temporada que aún rompiendo la progresión narrativa nos viene genial para poder terminar la primera etapa de la serie comprendiendo un poco mejor que paso el 14 de Octubre y como lo vivieron cada uno de nuestros pro
tagonistas.

La diferencia entre tu y yo es que yo acepto que pasara. Mientras tu lo das de lado, mientras lo ignoras, nosotros nos deshacemos de lo que nos distrae de pensar en ello, nos deshacemos de cualquier distracción que nos impida acordarnos de ello. Nos deshacemos del apego, del miedo, del amor, del odio y de la ira, hasta que estamos borrados. Hacemos borrón y cuenta nueva. Nosotros somos el recuerdo vivo de lo que con desesperación intentáis olvidar.” Patti Levin


El Remanente Culpable es una secta que nace a raíz de las desapariciones. Liderada por Patti Levin (Ann Dowd), la secta (que no se define a si misma como tal) dicen ser el recuerdo vivo de los desaparecidos y tener como misión que nadie olvide la Marcha Repentina. Visten de blanco, fuman sin parar, y no hablan tan siquiera entre ellos (con sus excepciones), tan solo se comunican escribiendo. Se definen como pacíficos, no violentos, características que también vendrán a menos con el paso de los episodios. Captan a sus miembros estudiándolos cuidadosamente, buscan gente vulnerable y que no ha superado la pérdida (y si creen que lo han superado, ellos harán algo para que vuelvas a caer en el foso de la angustia y el recuerdo del trauma). Persiguen y acosan a “los que se quedaron”: fumando, de pie, quietos y con la mirada fija y vacía, los esperan en cualquier lado; en sus casas; a la salida de su trabajo, o mientras cenan en un restaurante, llegando a causar histeria en la mayoría de sus victimas y también en el espectador.


En mi opinión, quizás lo más duro de llevar de The Leftovers es la ansiedad y la perturbación que causa el Remanente Culpable, y uno de los motivos para decir que es una serie dura de ver si llegamos a empatizar con lo que pueden sentir sus victimas o los reclutas de la secta. Las victimas ceden ante los Remanentes por agotamiento, falta de propósitos y esperanza, o buscando en ellos apoyo y comprensión. Sus miembros, son muertos en vida que tienen como propósito hacer comprender al resto de la población que el mundo se ha terminado, que no se puede salir adelante y olvidar. Meterse demasiado de lleno en The Leftovers puede causar ansiedad y nerviosismo. Y ganas de fumar. Entre estos miembros, tenemos a Megan Abbott (Liv Tyler), recién captada por Laurie y Gladys (Marceline Hugot) en el primer capítulo, será una de las principales líderes del Remanente y quien radicalizará la secta y la llevará a Milagro.

Crees que siempre vas a sentir ese dolor, si en algún momento se te pasa tu buscas de nuevo, ¿verdad? Quieres matarte, pero no suicidándote, porque para quien esta conectado a todos los vivos existe esperanza. Un perro vivo es mejor que un león muerto. La esperanza, es tu debilidad. No quieres tenerla porque no te la mereces. Nora, te mereces la esperanza. He visto mi muerte y sobrevendrá muy pronto, esta es tu única oportunidad, y la pregunta es la misma, ¿quieres sentirte así de verdad?”. “Santo Wayne”

En cuanto al resto de personajes, tenemos a Jill Garvey, hija pequeña de Kevin y Laurie, una adolescente de 17 años que aparte de tener que lidiar con la adolescencia pura y dura, tiene que conseguir vivir en un mundo trastornado tras la Marcha Repentina, sin una madre que la ha abandonado para unirse a una secta y con un padre que cada día que pasa pierde un poco más la cabeza. Su único apoyo en su amiga Aimee (Emily Meade), que arrastra con ella una tensión sexual con Kevin más que palpable y que atormenta aún más a Jill. El otro pilar de la familia Garvey y sin el que Jill tiene que vivir, es su hermano Tom, quien se ha unido a otra especie de secta de seguidores del “Santo Wayne” (Paterson Joseph). Henry “Santo Wayne” nos dejará unos cuantos diálogos dignos de recordar y que, de nuevo, unidos a la banda sonora, serán momentos memorables de The Leftovers. El “Santo Wayne”, promete sacarte y curar el dolor, mediante el abrazo. Actúa como placebo y a muchos le funciona. Si crees, funciona. Y tanto, ya que la gente paga dinerales por reunirse con el y que les quite el dolor. Tom es el encargado de llevar a esta gente hasta Wayne, y también, de velar por la seguridad de una de sus chicas asiáticas en las que deja las semillas del próximo mesías.

Fuiste bueno conmigo, y cuando estábamos juntos recordaba quien era antes de que todo cambiara. Pero fingía, fingía que no lo había perdido todo. Quiero creer que todo puede volver a ser como era, que no estoy rodeada de las ruinas de una civilización muerta, que aun es posible intimar con alguien, pero es más fácil no hacerlo. Es más fácil porque soy una cobarde, y no podría soportar el dolor, otra vez no. Se que no es justo, tu has perdido mucho también, y eres fuerte, sigues aquí, pero yo no puedo quedarme.” Nora Durst


Hacia el final del primer episodio, conocemos a Nora Durst (Carrie Coon), el personaje que más alto ha llegado en The Leftovers y que más seguidores ha conseguido. Es presentada como la mujer que ha perdido a toda su familia (sus dos hijos y su marido) y ella es la encargada de dar el discurso en la ceremonia del “Día de los Héroes”, en el que recuerda un día perfecto con su familia en la playa y uno horrible los cuatro enfermos en cama. Un discurso con recado para el espectador: “el mejor día de mi vida fue unos meses antes del 14 de Octubre, pero yo no lo sabía (…) no pido aquel día perfecto en la playa, dadme aquel sábado horrible, con los cuatro enfermos y sintiéndonos fatal, pero vivos y juntos”. Ahora que cada uno interprete el recado a su manera, bastante obvio.


Otro de los personajes importantes en la serie, lo conoceremos también en este “Día de los Héroes”, el reverendo Matt Jamison (Christopher Eccleston) y hermano de Nora, cuya labor es desmitificar a aquellos que se fueron en la Marcha Repentina sacando a relucir las malas acciones que estos cometieron o sus allegados, lo cual, no le trae muchos amigos. Tanto Nora como Matt irán ganando protagonismo a lo largo de la temporada y en las dos posteriores donde serán pilares fundamentales de la serie. Con referencia a esta desmitificación y a la Marcha Repentina o también conocida como Ascensión, es obvia la relación con la religión y cristianismo que salpican The Leftovers. El arrebatamiento (termino también usado en la serie), una idea común en algunas ramas del cristianismo en Estados Unidos, en la que un grupo selecto de cristianos será “arrebatado” de la Tierra y ascendido al cielo para no tener que sufrir el Apocalipsis y el Juicio Final. Así es que la religión, la fe, la esperanza y el amor son las premisas fundamentales de The Leftovers.


Damon Lindelof y Tom Perrotta son los creadores de The Leftovers. La novela, The Leftovers, de Tom Perrota, sirve como conductora e inspiración de la serie en la primera temporada. HBO compró los derechos del libro en 2011 antes de su publicación. Tom Perrotta es un escritor americano, novelas suyas como Little Children o Election han sido adaptadas al cine y nominadas como mejor guión adaptado a los Oscar. Ha participado en la adaptación de su novela The Leftovers y participado en la serie como productor ejecutivo. Damon Lindelof, conocido por ser uno de los creadores y guionistas principales de Lost, serie de la que sigue arrastrando con el, tantos años después, duras críticas por su final. Estas críticas sobre su anterior trabajo no han dejado intacta a The Leftovers: muchos detractores de Lindelof ni siquiera le dieron una oportunidad a la serie, o la vieron buscando comparativas cuando no las une nada más que la fantasía. Muchos dudamos sobre si su final nos daría una decepción, pero yo creo que es una sensación natural tras tantas desilusiones con series que se vienen a menos con el paso de las temporadas o con sus finales (o la simple no aceptación del fin, sea cual sea).


Desde la primera temporada, The Leftovers ha estado salpicada por críticas con respecto a su falta de respuestas, de explicaciones racionales sobre el argumento de la serie. Mientras tanta gente se obcecaba buscando estas explicaciones, se olvidaban de centrarse en lo que nos planteaba la serie, el día a día de los personajes, su personalidad, su evolución, y lo que es mejor aún, el dejarnos con las dudas, con la expectativa de que pasará y porque habrá pasado, esa incertidumbre que hace que la imaginación de cada uno pueda echar a volar y desarrollar tramas independientes. Queríamos respuestas, que nos den todo masticado y no quede nada suelto, no vaya a ser que la creatividad y la inteligencia del espectador ate cabos… pues si, hay que esperar al final de la serie para tener nuestras respuestas y aún así, de boca de una de sus protagonistas, así que para los vagos, quizás hasta sea un final decepcionante, ya que tendremos que tirar de imaginación y recrear en nuestras mentes lo que Nora nos relata. 

The Leftovers es una serie bastante compleja y de la que hay mucho que contar, y espero en otros post seguir desgranando la serie y avanzar un poco más en las dos temporadas siguientes, la evolución de la historia y de sus personajes. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s