The Affair – Hagai Levi y Sarah Treem

The Affair es filosofía, controversia y reflexión. 

“Que pasaría si pudiésemos retroceder y tomar una decisión distinta en nuestro pasado? Tu primera vida continua como tal sin cambios, pero en el momento de la decisión aparece una segunda vida siguiendo una tangente hasta un universo paralelo, así que en cierto modo, viviríamos ambas vidas.” Noah Solloway

La serie trata sobre Noah (Dominic West), Alison (Ruth Wilson) y su affair. Como esto afecta a sus matrimonios, las consecuencias de sus actos y todo lo que viene con la historia. Noah es profesor de instituto y escritor que está viviendo las frustraciones producidas por la paternidad, las presiones sociales en torno al estatus económico y la crisis de los cuarenta. Está casado con Helen (Maura Tierney), hija de un famoso escritor de éxito con quien tiene cuatro hijos. Alison es una joven camarera, casada con Cole Lockhart (Joshua Jackson) con quien ha tenido un hijo que ha fallecido y ha destrozado su vida y su matrimonio. Noah y Helen viajan a Montauk, un precioso pueblo pesquero al final de Long Island, donde residen los millonarios padres de Helen, para pasar las vacaciones de verano, y por su parte Noah aprovechar para escribir su segunda novela. Noah y Alison se conocen en el restaurante donde ella trabaja, el Lobster Roll, escenario que será relevante a lo largo de la serie. La atracción y la química es inmediata y con ello comienza la plenitud y la desgracia.

The Affair se aborda en su primera temporada desde el recuerdo de los dos protagonista. A la vez, la serie se centra en un punto fijo en el presente, hacia donde se dirigen contándonos el inicio de su relación y el desarrollo de la historia, dejando preguntas en el aire creadas a partir de las distintas versiones de la historia de ambos protagonistas, mientras son interrogados por el detective Jeffries (Victor Williams), quien investiga un asesinato.

Conocerlos por separado, como se perciben el uno al otro mutuamente, no solo consiguió engancharme si no hacerme participe de la historia. Llegar a sentir que eres Noah y sentir ala vez que eres Alison. Poder ponerte en el lugar de ambos personajes, intentar dar sentido a lo vivido por cada uno. Sin darnos cuenta, buscamos una veracidad en las dos narraciones que no existe, ya que tendríamos que cuestionar algo tan abstracto como: “que es la realidad?”. The Affair nos plantea un problema filosófico. Determinar qué es real y qué no, es motivo de debate desde los inicios de la historia. Estamos ante una obra de ficción, a todos nos queda claro, es una serie de televisión, y sin embargo, el hecho de estar saltando del recuerdo de Alison al de Noah, nos hace plantearnos dentro de una clara ficción, “¿cual es la realidad?”. Lo vulnerables y frágiles que se recordaban los protagonistas a sí mismos, y lo atractivos e insinuantes que parecían ante los ojos del otro. Y aquí, otro planteamiento que nos proponen, no solo en referencia a la serie y a esa realidad que buscamos en cada versión de la historia: los recuerdos.

Durante la primera temporada me resultó mucho más fácil ponerme en la situación de Noah, a pesar de ser esa “mala persona” para la gran mayoría, que destroza su familia, engaña a su mujer… Creo que lo que me interesó de el fueron sus actos, el romper con todo a pesar de las consecuencias, hacer lo que realmente quieres, jugártelo todo a lo que surja, tirar la razón a la basura, dejarte llevar por el deseo y el instinto, por el instinto del sexo, tan primitivo y tan fundamental, que parece algo olvidado hoy en día, momento en el que se habla más de sexo de lo que se practica. La liberación del dolor y del individuo a través al sexo es la forma de vida de Alison, al cual recurre en su matrimonio para evitar la asfixia con la que convive por el dolor de la pérdida de su hijo, de la que se culpa en todo momento. El sexo y la muerte son dos lineas que se entrelazan constantemente en The Affair.

Las acciones de Noah, románticas e impulsivas, sin control aparente, pasarán a tener una explicación mucho más personal y ambiciosa en la segunda temporada, donde la evolución psicológica de Noah se acaba de gestar y se revela al completo, no solo con sus actos a lo largo de la serie, si no que también durante una sesión con su psicóloga, donde el verdadero Noah nos da muestra de nuevo de su crisis existencial aún más acentuada, de su narcisismo, y nos confiesa sus motivaciones intrínsecas. Y aquí, en este capítulo (2×10), en el que estamos seducidos aún por los restos del apasionado affair de Noah y Alison, algo termina de romper la pasión (pasión que ya se fue quedando atrás al comienzo de temporada). Aún así, me fue imposible no comprender los impulsos de Noah, no reflexionar junto a el y disgustarme por el fin del amor utópico.

Alison es quizás el personaje más complejo y al que no acabaremos de conocer bien nunca. A los ojos e Noah, una sexy y solitaria camarera, frustrada por su matrimonio y que busca en el un pasatiempo veraniego. Conforme avanza la serie, esta percepción de Noah sobre Alison irá cambiando y poco a poco la personalidad de ella será más semejante desde ambas perspectivas. Alison se ve como una persona sin rumbo, deprimida y desesperada, indefensa tras la muerte de su hijo e infeliz. Se siente desamparada y ve en Noah a una persona que tiene la necesidad de protegerla. Para ella, el es la respuesta a sus llamadas de auxilio y la persona que la hará cambiar su visión tóxica de la vida. A la vez, su inseguridad hace que se sienta como una ilusa que se deja engañar por el aire contemporáneo y fresco de Noah, que cree y la llevará a un mundo poderoso y salvaje desea y necesita.

En la segunda temporada se incluyen los puntos de vista de Helen y de Cole, lo cual enriquece la serie y nos permite ver la historia desde más ángulos, y sobretodo, conocer la parte afectada por el affair. Helen, a quien desde los recuerdos de Noah tendremos como una persona que solo se preocupa por las apariencias, condescendiente, amenazante y controladora, también tiene cierta oscuridad, infundada mayormente por sus padres, quienes nunca aprobaron a Noah. A lo largo de la segunda temporada, Helen mostrará su crisis, su lado más vulnerable, la locura transitoria fruto del descontrol de la situación, y también su lado más bondadoso cara a Noah, aunque acabaremos descubriendo el porqué de tanta “bondad”.

Cole se ve a sí mismo como el responsable de todas sus desgracias y es un penitente consagrado. Para el Alison es su máxima, junto con su familia y su rancho. Sin embargo, a los ojos de Alison, Cole es una persona maníaca y tóxica, que la arrastra a la infelicidad y que solo le recuerda a su hijo. Añadiendo la visión Cole a la narrativa de la serie descubrimos a un personaje totalmente distinto que nada tiene que ver con lo que los recuerdos de Noah y Alison nos han contado de el.

En la tercera temporada nos encontramos con un giro total. Aunque en esta ocasión pasamos de cuatro puntos de vista a cinco, con la incorporación de una tercera mujer, Juliette (Irène Jacob), la temporada gira enteramente sobre Noah. Alison, Cole y Helen quedan en un segundo plano y Juliette es una pieza totalmente prescindible en la historia. Noah se reafirma de nuevo como culpable absoluto del caos total de su vida y nos desvelará gracias a su “club de la lucha” con John Gunther (Brendan Fraser) un agente de prisión y compañero de instituto de Noah, un caos que no solo viene derivado de su historia de amor, si no que tiene su germen en la adolescencia de Noah y en su familia. Una temporada mucho más dramática, confusa y perturbadora con una final crudo y abierto, que deja lugar a la imaginación de una cuarta temporada ya confirmada y que espero con ansia, aunque confío que encuentre de nuevo el aire fresco y seductor de la primera temporada.

Scott Lockhart (Colin Donnell), personaje secundario a quien no presté mucha importancia de primeras, hermano de Cole y cuñado de Alison, acabará siendo estrella por una noche, brillando dentro de su desgracia y su declive. No solo por su cometido en ese punto fijo del presente al que nos lleva la serie en sus dos primeras temporadas, si no que también por el cierre de la segunda y la interpretación con su propia voz de “House of Rising Sun”. Y a quien el conjunto de su voz y esa mirada que parecía que ya desprendía una despedida no le ponga la piel de gallina, que se lo haga ver…

Long Island y Montauk, un pequeño pueblo pesquero del extremo oriental de la isla, un sitio tranquilo y turístico, son las localizaciones principales de la serie. El Lobster Roll Restaurant, el hotel The End, el rancho Lockhart, las playas de Montauk, la estación de tren, la biblioteca, el faro… La gran mayoría de las localizaciones exteriores de la primera temporada de The Affair se llevan a cabo en Montauk, estando presentes también en la segunda y tercera, donde Brooklyn y otros escenarios cobran más protagonismo. La isla de Block Island fue mostrada tal cual es, tanto en el capítulo 4 de la primera temporada como en el capítulo 5 de la tercera, dejándonos un impresionante panorama de los acantilados de Mohegan, del Block Island Southeast Light o de las calles y tiendas de la isla. Escenarios naturales y costeros, que dejan olor a salitre y parecen trasladarnos a un paraíso idílico a pie del atlántico, donde por sus carreteras a penas pasan coches, y las playas pertenecen solo al océano.

A lo largo de toda la serie hay referencias constantes al agua, desde las localizaciones a la canción de apertura de la serie “Container” de Fiona Apple, compuesta especialmente para al serie… “Sink back into the ocean”… Noah practica natación a diario y consiguió entrar en la universidad gracias a una beca por sus méritos como nadador, algo que contrasta con el pánico al agua de Alison desde que su hijo se ahogase. Las constantes escenas en la ducha, las conversaciones y reflexiones en la playa con el océano de fondo, el pueblo pesquero donde nos dan una pequeña muestra del trabajo de los marineros, la afición al surf por parte de la familia Lockhart, los trayectos en el ferry a Block Island o las diversas escenas en piscinas y jacuzzis donde pasarán algunos sucesos bastante destacados de la serie.

“A veces daba una especie de salto enorme hacia mi interior, y veía comos se comportan los demás desde una ventana. Tenia la sensación de verlo todo muy claro desde ahí. La forma en que la multitud crecía y menguaba, iba hacia un lado y cambiada de dirección, como la marea. Me sentía mejor al estar alejada del resto, estaba sola, estaba a salvo.” Alison Bailey

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s