True Detective – Rustin Cohle y Martin Hart

Aunque la línea argumental de True Detective trata sobre estos terribles crímenes de un asesino en serie, el drama de la vida personal de Rust y Martin lleva el ritmo de la historia. Durante todos los años en los que se desarrolla la serie, vivimos los hechos que fueron haciendo evolucionar a los personajes contados de su propia boca.

Tras dejarlo caer en el primer episodio, en el segundo tenemos una doble confesión de Rust sobre su vida y lo que lo ha llevado a fortificar su carácter desmoralizador y crítico. Un Rust en 1995, contándole a su compañero Martin sobre la muerte de su hija y separación de su mujer unos años antes, de una manera aún muy nostálgica, triste y afligida; y, a un Rust en 2012, declarándose ante los detectives, haciéndonos saber esta misma información que ha dicho a Martin en el pasado, pero con muchos más detalles sobre su trabajo cuando estuvo infiltrado en narcóticos y su paso por el psiquiátrico.

Rust:

“Pienso en la arrogancia que hace falta para arrancar un alma de la inexistencia y traerla aquí. Carne. Traer una vida a la fuerza a esta porquería. Así que mi hija, ella, me salvó del pecado de ser padre”

True Detective

El Rust que relata los hechos a los detectives, dista mucho del que vemos en 1995, peinado, con su traje y corbata, y ese aire misterioso que tiene un algo que atrapa. Ese aire entre elegante y chulesco mientras conduce relatando sus visiones, sus flash back químicos, dejándolo caer para dejarnos más en el misterio de lo que le habrá pasado (daría para otra serie) e irritando a los detectives con el tema de su expediente clasificado. La personalidad de Rust se va desarrollando poco a poco de forma asombrosa. Es esa capacidad analítica y observadora, sus miradas, ese aire introvertido, la conexión personal que se pueda llegar a establecer con su personaje y su mundo interior y psicológico, lo que más me fascina.true-detective-rust-motel

Una escena en la que puedo decir que Rust me cautivo, es en el segundo episodio cuando va a visitar al motel a la prostituta con la que ya habló en el primer episodio. Va a junto ella a buscar metacualona para dormir. Mientras empieza a hablar observa por la ventana de espaldas a la chica, dando muestra de su debilidad, impaciente y frío, en una curiosa habitación con una cama llena de pastillas y peluches. Ella se insinúa pero el sigue hablando sin mostrar el mínimo interés sexual y negando sus ofrecimientos con la boca llena de pastillas como un niño saboreando caramelos.

true-detective-alexandra-daddario
En el segundo capítulo también nos encontramos con ese Martin Hart seductor y su amante Lisa Tragnetti (Alexandra Daddario). Martin está felizmente casado con Maggie y tiene dos niñas. Maggie Hart será más adelante quien cree con su venganza hacia Martin un giro en la historia personal de los dos detectives. Hasta el momento, es una amable ama de casa inocente y enamorada de su marido, que nada se huele sobre la infidelidad de su marido. Quien si lo huele, literalmente, es Rust, dándonos la primera escena de enfrentamiento entre los dos compañeros. Martin se siente descubierto y cuestionado por Rust, aunque es el propio Martin quien se descubre a si mismo y quien de alguna manera se siente mal por sus hechos.

Rust:

“Si te has levantado sin poder soportarte, por mi bien”.

true-detective-rustin-cohle

Rust:

Que es esto, ¿un puticlub de los bosques?

Nos encontramos sobre la mitad del segundo episodio con un camping de caravanas en medio del bosque. Lo que podría ser una ensoñación para algunos, imaginándose un bosque lleno de mujeres de ocasión deseosas de hombres, se apaga en cuanto se observa la antítesis entre la miseria y la explotación, y la comunidad y hermandad entre las chicas. Martin reprocha ala celestina del lugar sobre la edad de una de las chicas, y en ese momento, en el que aún estás recordando que 15 minutos antes Martin se acostaba con una jovencita (si, esa chica, la de la escena por la que algunos se han tragado True Detective entera con esperanza de ver culos y tetas sin argumento. Ese capítulo que supera en visionados a cualquier otro de la serie.) Al cual responde la señora dejándolo sin palabras:

“Es el cuerpo de una mujer no? La mujer es la que decide. Las chicas andan por ahí follando a todas horas y lo hacen gratis. Porque si añades el negocio a todo esto los chicos como usted no lo soportan? yo se lo diré: Es porque de pronto ya no lo poseen como pensaban hacerlo.”

martin-true-detective

Martin se despide de la joven dándole un billete y diciéndole, “dedícate a otra cosa”. Y claro, unos capítulos más adelante veremos lo mucho que este billete y estas palabras de Martin han hecho por esta chica tan agradecida. De este lugar además de los supuestos momentos de decencia de Martin, también desentierran el diario de Dora Lange, en el cual se cita al “Rey Amarillo” y “Carcosa“, además de un folleto de una iglesia.

Mientras Martin está en una amargada visita familiar en casa de sus suegros, Rust sigue con su investigación, preguntando a la gente por Dora Lange y acompañado por un temón de Steve Earle (además de un gran cantante y compositor de contry y rock de Virginia, se trata de “Walon”, el ex-adicto a la heroína que vimos en The Wire).

true-detective-church-location-st-charles

Otro tema muy interesante de la banda sonora de True Detective, “Kingdom of Heaven” de la banda tejana de los 60, The 13th Floor Elevators, nos lo encontramos al final del segundo episodio. Rust y Martin van en busca de la iglesia a la que puede hacer referencia el folleto que se han encontrado en el diario de Dora. Se trata de una escena cargada de simbolismos y referencias, de los cuales escribiremos más a fondo en otro post: el búho sobre la iglesia quemada, esa espiral que forman los pájaros volando y que imita la forma del símbolo que aparece en la espalda de Dora Lange, o el dibujo en la pared de la iglesia emulando la figura de la victima cuando la encuentran en el campo de cañas de azúcar a las afueras de Erath. Es una escena con una gran fotografía que nos enseña desde diferentes planos estas reliquias calcinadas, y la maravillosa escenografía que consigue trasladarnos a el ambiente oscuro que manifiesta la serie al completo y que pone fin al segundo episodio y abre el tercero. 

true-detective-church


Otras de las joyas reflexivas de “El señor carisma“, como le llama Martin en su declaración a los detectives, ocurren al principio del tercer episodio cuando Rust y Martin, escuchan al predicador de la iglesia “Amigos de Cristo”, Theriot (Shea Whigham, Boardwalk Empire) con su gran tupe a lo Elvis avivando la fe de sus seguidores. En un estado como Louisiana, donde los condados se denominan parroquias, las iglesias itinerantes y los predicadores son el pan de cada día, y la religión es uno de los pilares de la sociedad.

Rust:

¿Que coeficiente intelectual medio crees que tendrá este grupo?

Martin:

¿Estás viendo Texas desde ese caballo tan alto?, ¿Qué sabrás tu de esta gente?

Rust:

Yo solo observo y deduzco. Veo propensión a la obesidad, pobreza, ansia de cuentos de hadas… Gente que echa los pocos pavos que tiene a la cesta que van pasando. Se puede afirmar que ninguno va a fusionar un átomo Martin.

Martin:

Te das cuenta? es tu puta actitud. No todos quieren sentarse solos en una habitación vacía empollando manuales sobre crímenes. Algunos gozan de la comunidad, del bien común.

Rust:

Ya pues si el bien común debe inventarse cuentos de hadas no es bueno para nadie.

true-detective-iglesias-ambulantes

Rust:

“Transferencia de miedo y auto-aversión a un recipiente autoritario. Es catarsis, absorbe su espanto con su narrativa y gracias a eso es eficaz en proporción a la cantidad de certeza que proyecte. Ciertos antropólogos del lenguaje creen que la religión es un virus del lenguaje, que reescribe conexiones cerebrales, que anula el pensamiento crítico”

true-detective-martin-and-rust-episode-3

Rust está en casa de Martin, hablando con su mujer Maggie. Cuando Martin llega a casa se extraña, se encuentra el césped cortado y con Rust en camiseta interior manchado de hierba, poniéndolo celoso y dejándonos otra vez una escena de tensión entre ambos. Poco a poco vamos viendo cada vez más rigidez entre los dos protagonistas. Martin siente celos sin fundamento hacia Rust con su mujer, se siente cuestionado todo el rato por este y nos muestra su vulnerabilidad, fragilidad y sus puntos débiles en su vida de la cual se siente tan al mando. Esa misma noche también discute con Maggie, quien le recrimina la distancia entre ambos y le pregunta que ha estado haciendo. Martin se descubre por sí solo justificándose en lo perdido que se encuentra, aunque Maggie aun no se ha dado cuenta de lo que Martin está haciendo realmente.

maggie-true-detective

Tras una cita doble que Martin y Maggie organizan para Rust, con intención de que conozca a una amiga del matrimonio, Martin se encuentra con su amante Lisa la cual también tiene una cita con un chico. Entre bailes, Martin no puede quitarle ojo, mostrando su enfado por verla con otro hombre. Rust se da cuenta de lo que está ocurriendo, y Maggie, inocente de nuevo, a pesar de encontrar extraño a su marido, ni se lo imagina. Martin entra rompiendo la puerta en casa de Lisa dándole una paliza a la cita de su amante, y mientras esto ocurre se llena la boca diciéndole a los detectives en 2012 que Rust necesitaba una familia, “poner limites, los límites son buenos”. Maggie empieza a sospechar de Martin y llama a Rust ya que su marido aún no ha llegado. La voz de Rust parece reconfortarla dentro de su inquietud.

true-detective-rust-apartment

Martin:

¿Crees que se puede querer a dos mujeres a la vez?, osea, ¿estar enamorado de ambas?

Rust:

No creo que el hombre pueda amar, no en su significado habitual. Las insuficiencias de la realidad siempre lo impiden.

Martin:

Tu crees… ¿alguna vez te preguntas si eres malo?

Rust:

No, no me lo pregunto Martin, el mundo necesita malos. Mantenemos a los otros malos alejados.

Los detectives investigan otra victima que apareció ahogada hace tiempo, Rianne Olivier, relacionándola con el caso de Dora Lange. Visitan al padre de la chica, quien les entrega una caja de su hija, de donde consiguen un anuario que los lleva a una escuela. Allí se encuentran con un colegio cerrado, donde un chico que trabaja para la parroquia corta el césped. Los detectives centran la búsqueda en Reginald Ledoux y la charla con el hombre que corta el césped pasará desapercibida.

true-detective-st-charles-louisiana

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s